Muchos de vosotros se queda ensimismado y extrañado al contemplar los cuadros que decoran las paredes de Casa Delfín en todo su perímetro. Hoy queremos contaros la historia que hay detrás de estos singulares grabados.

Los hermanos Chapman, conocidos como los “niños malos” del arte inglés, volvieron a ocupar titulares de tabloides de medio mundo cuando, en 1999, compraron una edición original de ‘Los horrores de la guerra’ de Goya y pintaron encima de los 82 grabados que lo conformaban. Esta vez no fueron penes en lugar de narices en caras de niños como en su primera “obra de arte”, sino que garabatearon con caricaturas los grabados de 1937 en el que Goya describía los horrores que se vivieron en España durante la Guerra de Independencia. En la colección de los Chapman, los ahorcados son carnaza para murciélagos, los fusilados lucen trompas de elefante antropomorfo y los muertos tienen la cara pintada como un payaso.

Para algunos vandalismo, para otros arte contemporáneo… Puedes ver y juzgar los “Desastres de la guerra: Jake y Dinos Chapman en torno a Goya” , en las paredes de Casa Delfín. Para nosotros “Un clásico renovado”, quizás un símil a nuestra gastronomía. Por eso nos gusta. 😉